Suscríbete a nuestra Newsletter para estar siempre al día de nuestras actividades culturales.

Sí autorizo a inscribirme a la Newsletter.

Razón Social: Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L.

C.I.F.: B64790934.

Dirección: Passeig Fabra i Puig, 165, Local, 08016 - Barcelona.

Correo Electrónico: bcn-fabraipuig@santosochoa.es.

En nombre de Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L., le informamos que los Datos de Carácter Personal recogidos, serán incorporados a un Fichero bajo nuestra responsabilidad, con la finalidad de mantenerle informado sobre las novedades de los productos y servicios que ofrecemos. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal.

Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L. está tratando sus datos personales, por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Asimismo solicitamos su autorización para ofrecerle productos y servicios relacionados con el servicio prestado.

Santos Ochoa Barcelona

Passeig Fabra i Puig, 165

08016 Barcelona, España

bcn-fabraipuig@santosochoa.es

Telf. 933527187

 

© 2018 Santos Ochoa Barcelona

Lluís Llort

 

Escriptor i periodista.

Redactor del Diari Avui des de fa més de 25 anys. Especialitzat en cultura i crítica literària. Com a escriptor ha conreat la novel·la per a adults, sobretot del gènere negre, la novel·la infantil i juvenil i també ha fet de guionista per a sèries de televisió (Jet lag).

 

Entre les seves obres destaquen Tardor (1999), Maleït Montjuïc (2000),Camaleó (2001), Trenta-dos morts i un home cansat (2004), La imperfecció de les bombolles (2009) i Si quan et donen per mort un dia tornes (2012). 

Sobre la presentación

 

Este jueves, en nuestra habitual sección “Presentación de autor”, hemos tenido la visita de Lluís Llort que ha venido para hablarnos de su libro “Sota l’asfalt”.

 

Luís LLort es periodista y redactor desde hace muchos años en el diario Avui, y está especializado en temas de cultura y crítica literaria. También ha escrito guiones televisivos, como la divertida serie de TV3 “Jet lag”. Tiene una amplia trayectoria como escritor de narrativa infantil y juvenil, y entre sus novelas editadas podemos encontrar títulos como: Tardor, Malaït Montjuic, Camaleò, Trenta-dos morts i un home cansat, La imperfecció de les bombolles, Si quan et donen per mort un dia tornes, Herències col-laterals, La reina de diamants (curiosamente escrita en colaboración de tres escritores más), y la más reciente publicada hace escasamente un año “Sota l’asfalt”.

 

Esta novela, a pesar de tener un formato pequeño y en apariencia cortito, es de una lectura muy intensa, ya que en ella ocurren muchísimas cosas que mantienen al lector pegado entre sus páginas sin poder dejar de leer. Y si hay una palabra que la definiría sería “angustiosa”, ya que su trama transcurre durante una noche en los andenes y los túneles del metro de Barcelona, retratando una atmósfera asfixiante y claustrofóbica típica de los lugares cerrados y con pocas salidas.

 

Una novela difícil de clasificar en un género determinado, ya que se mueve a caballo entre la novela negra y la intriga psicológica, más bien, y como Lluís LLort nos dijo, él la englobaría dentro del thriller, y como así nos adelanta la sinopsis del libro: “salpimentada de erotismo, humor y violencia”. Tras este comentario algunos de los asistentes dijeron no haber encontrado en la trama el humor, pero el autor aclaró este punto al decirnos que era un humor muy sutil, y pasó a comentarnos varios pasajes del libro donde éste está infiltrado, pero también reconoció, que posiblemente dentro de la tensión de la lectura, este podía quedar enmascarado, pero una de las asistentes confirmó haberlo captado, y que por cierto, se había reído muchísimo.

 

La idea de escribir este libro, y tal y como nos confesó el propio autor, nació durante el transcurso de una cena que hacía con unos amigos cuando una de la asistentes, que trabaja en el metro, comenzó a explicar anécdotas relacionadas con su trabajo, fueron tan interesantes para él que su mente en aquel preciso instante se puso a elaborar la trama de una novela, de la que más tarde surgiría “Sota l’asfalt”.

 

Tras este comentario salieron a la luz todas las anécdotas curiosas que plagan el libro, y de las que muchas de las asistentes han sido partícipes. Aquí se formó un verdadero intercambio de experiencias, opiniones de todo tipo y un amplio abanico de comentarios sobre las leyendas urbanas que circulan entre los usuarios del metro, mezcladas con recuerdos de situaciones vividas en tiempos pasados o actuales. Fue un momento muy divertido e interesante.

 

Cuando se le preguntó al autor por su personaje principal Marçal nos explicó que en un principio no lo había ideado de la misma forma como aparece en el libro, pero a medida que la trama iba tomando forma, tuvo que dotar a su personaje de las características especiales que al final acabaron por darle vida dentro de la historia.

 

También le preguntamos sobre todas esas cosas que no acaban de tener un cierre en el libro o esos hilos sueltos que aparentemente quedan sin solución, algo que como “chico malo” (así es como él mismo se define como escritor), nos confesó que era algo totalmente premeditado para dejar al lector con un punto de intriga y con ese “ay” de lo que pueda pasar, y más tras leer el epílogo final del libro donde deja caer que en algún momento y cuando menos nos lo esperemos Marçal puede aparecer tras nosotros en cualquier estación de metro en la que estemos esperando y...

 

Cuando más tarde le preguntamos por próximos proyectos y hablamos de ellos, nos adelantó que en la novela que está en manos de la editorial y que dentro de poco podremos encontrar en las librerías, todo y no siendo una continuación de “Sota l’asfalt”, sí que uno de sus personajes, concretamente una policía, hará mención durante una investigación de algunos de esos flecos que quedaron en el aire, así que tal vez podamos dar por cerrada la curiosidad que nos ha quedado despierta tras la lectura de “Sota L’asfalt”.

 

Al hablar de los personajes de su libro y preguntarle por los nombres que había escogido, nos confesó que no habían sido elegidos aleatoriamente, sino que tanto Abel como Caïm habían sido escogidos intencionadamente para darle más profundidad a los personajes y al papel que representan dentro de la trama. También comentamos sobre el giro final inesperado para los lectores, ya que es a partir de aquí cuando da pie a que se puedan atar cabos de muchas de las situaciones que se describen en el libro.

 

De igual forma Lluís LLort nos explicó que fue intencionado el dotar a la primera parte de la historia del libro de la visión personal del protagonista y escribirla en primera persona, facilitando al lector para que se introdujera en su piel, y ver y sentir a través de él, como si estuviéramos tras la cámara que lo graba todo. No así en la segunda parte cuando el relato pasa a ser descrito en tercera persona, permitiendo esta vez al lector alejarse de la escena para poder ver y comprender lo que realmente ha estado sucediendo con anterioridad.

 

Si bien es cierto que el lector capta este cambio en la narración de la historia, a muchos de los presentes nos ocurrió que no empezamos a captar el sentido de lo que estaba sucediendo en la trama, a pesar de que ya veíamos que algo raro pasaba, hasta llegar a la escena de la orgía, aunque otra parte de las lectoras desde un principio ya lo habían captado y esperaban con ansiedad el descubrir hacia donde les estaba llevando el relato, y alguna que otra lectora también se hizo su propia película paralela imaginando por donde podrían ir los tiros, algo que hizo mucha gracia a Lluís Llort, reconociendo que tenía mucha más imaginación que él y que eso daba hasta para escribir otro libro.

 

Intercalando entre medias de los comentarios que iban surgiendo de la novela, Lluís Llort también nos fue haciendo referencia de algunos de sus libros publicados con anterioridad, despertando la curiosidad de las asistentes. Unos paréntesis muy interesantes que enriquecieron mucho esta presentación de autor.

 

Para finalizar el encuentro el escritor quiso saber nuestras impresiones personales una vez que habíamos concluido su lectura, y así se las hicimos llegar, dándonos todos cuenta de lo personal que son las lecturas donde cada cual saca sus propias conclusiones, le da un sentido determinado a lo que lee y se queda con partes bien distintas del libro. E aquí la magia de la letra impresa que despierta diferentes sensaciones a cada una de las personas que lee un mismo texto.

 

Y como siempre nos pasa, cuando más metidos estamos en el encuentro y más estamos disfrutando, el reloj inexorable marca la hora de dar por finalizada la reunión. Eso sí, llevándonos en esta ocasión la promesa de que en cuanto esté en las estanterías de las librerías el próximo libro del autor, éste volverá a visitarnos para poder compartir con él nuestras impresiones, y si es posible, hablar también de algún que otro de los títulos publicados con anterioridad que despertó la curiosidad de muchas de las asistentes, concretamente “Herències col.laterals”, y que Lluís Llort nos recomendó, porque según su impresión, iba mucho con la sinergia del grupo y que íbamos a disfrutar con su lectura.

 

Con mucha pena dimos por finalizado el debate de este libro, y pasamos, como ya es habitual, a nuestra famosa foto de familia para el recuerdo, a la que le sucedieron las firmas de libros para todas aquellas personas asistentes que así lo desearon.

 

 

Desde aquí nuestro más sincero aplauso a este genial escritor que nos hizo pasar unos momentos estupendos, y darle las gracias por habernos dedicado unas cuantas horas de su ajetreada agenda, esperando tenerlo de nuevo con nosotros en cuanto su nuevo proyecto vea la luz. Hasta entonces, Lluís Llort nos quedamos con el recuerdo del regalo de esta tarde tan interesante y tan llena de anécdotas curiosas, misteriosas y divertidas.