Suscríbete a nuestra Newsletter para estar siempre al día de nuestras actividades culturales.

Sí autorizo a inscribirme a la Newsletter.

Razón Social: Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L.

C.I.F.: B64790934.

Dirección: Passeig Fabra i Puig, 165, Local, 08016 - Barcelona.

Correo Electrónico: bcn-fabraipuig@santosochoa.es.

En nombre de Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L., le informamos que los Datos de Carácter Personal recogidos, serán incorporados a un Fichero bajo nuestra responsabilidad, con la finalidad de mantenerle informado sobre las novedades de los productos y servicios que ofrecemos. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal.

Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L. está tratando sus datos personales, por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Asimismo solicitamos su autorización para ofrecerle productos y servicios relacionados con el servicio prestado.

Santos Ochoa Barcelona

Passeig Fabra i Puig, 165

08016 Barcelona, España

bcn-fabraipuig@santosochoa.es

Telf. 933527187

 

© 2018 Santos Ochoa Barcelona

José Rodrigues dos Santos

 

Este primer jueves de julio en la librería de Santos Ochoa de Barcelona hemos tenido una presentación de lujo. Nos ha acompañado el escritor portugués José Rodrigues Dos Santos, para hablarnos de su interesante libro “La llave de Salomón”.

 

José Rodrigues Dos Santos, a pesar de ser un escritor muy famoso fuera de nuestras fronteras, sobre todo en su país de origen, Portugal, en nuestro país apenas es conocido. Algo que al parece está a punto de cambiar, y todo gracias a la campaña publicitaria en marcha para darlo a conocer, y “La llave de Salomón” que es la apuesta que se ha hecho para que esto sea posible.

 

José Rodrigues Dos Santos, pasó su infancia en África y se inició en el periodismo trabajando en Radio Macao (1981). Estudió comunicación en la Nueva Universidad de Lisboa, donde se doctoró en Ciencias de la Comunicación, y de la que es profesor. Trabajó en la BBC de Londres y en la RTP de Portugal, siempre en programas informativos. Posteriormente pasó a la CNN.

 

Sus libros están a caballo entre la historia de ficción y la ciencia ficción, pero son libros muy rigurosos en cuanto a la documentación científica e histórica. Destaca su estilo periodístico en sus novelas. Ha recibido numerosos premios, en especial a su labor periodística e informativa.

 

José Rodrigues Dos Santos tiene varios libros editados con el mismo protagonista, el historiador y criptólogo Tomás Noronha: “El códice 632” (2006) “La fórmula de Dios” (2008) “El séptimo sello” (2009)”, “El enigma de Einstein” (2010), “Ira divina” (2011), aunque también tiene alguna novela de aires más históricos como “La amante francesa” (2007).

 

La presentación de su último libro creó mucha expectación, ya que la librería estaba rebosante de público, público que no quedó defraudado con la carismática presencia del autor ni con todas las cosas interesantísimas que compartió con todos los que estábamos presentes.

 

José Rodrigues Dos Santos compartió con todos nosotros la motivación que le mueve a la hora de escribir sus novelas, y según nos confesó, disfruta escribiendo sobre temas, en ocasiones polémicos, pero que trasmitan al lector, además de distracción, toda una serie de conocimientos que le ayuden a enriquecerlo como persona. Por eso le gusta ser muy fiel a la hora de escribir sobre los temas que elije y se documenta exhaustiva y profundamente antes de comenzar la tarea de ponerse a escribir. Concretamente, con esta su última obra, una vez finalizada la novela, dice encontrarse en condiciones de poder discutir sobre física cuántica con cualquier experto en la materia. Cosa que podemos afirmar los que estuvimos esta tarde acompañándolo, ya que todas las explicaciones que compartió nos dejó con la boca abierta y con ganas de mucho más.

 

El autor también nos comentó que le apetecía escribir sobre un tema tan tabú como es la muerte y lo que se oculta tras ella, siempre desde el punto científico y filosófico, sin entrar en materia espiritual ni de creencias religiosas, simplemente clarificando todas esas preguntas que muchos de nosotros nos hacemos, y más concretamente sobre todo lo referente a las experiencias cercanas a la muerte.

 

Otras de las cosas interesantes de las que nos habló fue sobre el interesante experimento sobre la rendija, por la que se demuestra que todo es conciencia, que las cosas se tornan reales cuando se pone conciencia en ellas, o sea, las cosas existen porque alguien las está observando, cuando no son observadas pertenecen al mundo virtual. Esto dio para mucho a lo largo de la tarde, ya que es difícil asimilar esta información, sobre todo cuando se demuestra que el tiempo y el espacio, tal y como lo concebimos, no existen, ya que la información no se desplaza en forma lineal sino que traspasa el tiempo y el espacio, tanto de pasado a futuro, como de futuro a pasado, creando así todo un campo de investigación abierto a los universos paralelos.

 

Una parte de la presentación también se centro en la explicación científica sobre la existencia de Dios o de algo superior como creador y generador del universo y por ende de la vida. Sin entrar en creencias religiosas de un Dios como un ser anciano y con barba blanca que desde las alturas nos observa y nos juzga, sino como una conciencia superior capaz de crearlo todo y que por lo tanto es el Todo.

 

Referente a la parte lúdica de su novela, la que corresponde a la historia de ficción, nos habló de su protagonista, y nos confesó que su personalidad tiene mucho que ver con él, ya que en su personaje ha volcado mucho de lo que él querría para sí mismo.

 

También nos explicó que se encuadra dentro del estilo literario que obvia las palabras para centrarse en la acción, lo que trasmite al lector haciendo que se vuelque tanto en lo que está leyendo que se olvide de todo lo que le rodea, que se introduzca en la trama como un personaje más, disfrutando de las situaciones ficticias y de sus escenarios. Y si además de entretener consigue traspasar conocimientos, eso es todo lo que se propone como escritor.

 

A la pregunta de la dificultad que le había representado el enigma encerrado entre sus páginas, que deja en manos del lector para ser resuelto (la primera letra de cada capítulo forma una frase conocida de Buda que resume muy fehacientemente el concepto de todo el libro), nos comentó que el mayor merito estaba en manos de los traductores que habían tenido una dificultad añadida a la que ya de por sí representa mantenerse fieles al espíritu de la historia que ha pretendido explicar el autor en su obra, ya que tuvieron que ingeniárselas para que la primera palabra de cada capítulo contuviera la letra que se precisaba para crear esa misma frase tan esclarecedora... ¡en todos los idiomas!

 

Ya sabemos que el espacio dedicado a las presentaciones de autor no es demasiado extenso, pero en esta ocasión el tiempo pareció volar y sin darnos cuenta llegamos al final del encuentro. No sin antes conseguir la primicia de que compartiera con los asistentes el nuevo proyecto literario que tiene en estos momentos entre manos, y de conseguir la promesa de que volvería a visitarnos cuando las circunstancias lo hicieran posible.

 

Desde aquí le damos las gracias encarecidamente a José Rodrigues Dos Santos por hacer ese importante paréntesis en su apretada agenda y compartir unas horas estupendas con todos nosotros. Muchas gracias también al cónsul y al agregado cultural de la embajada de Portugal que quisieron acompañarnos en esta tarde tan interesante, y por supuesto, a la librería de Santos Ochoa de Barcelona y a todos los asistentes que lo habéis hecho posible. Sin vuestra presencia estos encuentros no tendrían razón de ser. Muchas gracias a todos.

 

Y también desde aquí aprovechamos la ocasión para desearos a todos un feliz verano repleto de descanso, aventuras y mucha, mucha lectura.