Suscríbete a nuestra Newsletter para estar siempre al día de nuestras actividades culturales.

Sí autorizo a inscribirme a la Newsletter.

Razón Social: Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L.

C.I.F.: B64790934.

Dirección: Passeig Fabra i Puig, 165, Local, 08016 - Barcelona.

Correo Electrónico: bcn-fabraipuig@santosochoa.es.

En nombre de Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L., le informamos que los Datos de Carácter Personal recogidos, serán incorporados a un Fichero bajo nuestra responsabilidad, con la finalidad de mantenerle informado sobre las novedades de los productos y servicios que ofrecemos. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal.

Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L. está tratando sus datos personales, por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Asimismo solicitamos su autorización para ofrecerle productos y servicios relacionados con el servicio prestado.

Santos Ochoa Barcelona

Passeig Fabra i Puig, 165

08016 Barcelona, España

bcn-fabraipuig@santosochoa.es

Telf. 933527187

 

© 2018 Santos Ochoa Barcelona

CLUB DE LECTURA

La hija de la española de Karina Sainz
El aguijón de Sílvia Soler

Como cada último jueves de mes hemos tenido nuestro encuentro mensual con el club de lectura de Santos Ochoa, en esta ocasión para debatir dos libros, ya que dos de los títulos presentados en el encuentro anterior quedaron igualados en la votación que les otorgaron las integrantes del grupo: “La hija de la española” de Karina Sainz y “El aguijón” de Silvia Soler.

“La hija de la española” tiene como protagonista a Adelaida Falcón, que tras la reciente pérdida de su madre, el único referente de su vida y con la que siempre ha formado un binomio, no solo tendrá que resolver el doloroso duelo que le supone esa gran pérdida emocional, sino que tendrá que enfrentarse al miedo que ejercen los grupos paramilitares y las mafias que actúan sin control por el país despojando a todo el mundo de lo esencial para vivir, incluso de sus vidas si ese fuera su capricho, con total impunidad. Arriesgará lo poco que tiene, hasta sus recuerdos, para lograr la libertad, porque dentro del sinsentido en el que se ha convertido el país en el que vive, no hay muchas opciones, morir o vivir, y para vivir y ser libre tendrá que dejar hasta de ser ella misma usurpando la identidad de otra persona. 

 

Las componentes del grupo que habían optado por la lectura de este libro comentaron que había sido una lectura muy dura, habida cuenta de que lo que se explica en la novela, y a pesar de que la autora al final del libro comenta que es una obra de ficción, es algo muy real que está sucediendo en la actualidad. En ningún momento se dice claramente en qué país está ambientada la historia, pero veladamente el lector tiene muy claro que es Venezuela la que se oculta entre sus páginas.

 

Otra de las cosas palpables que se ponen de relieve a lo largo de toda la novela y que había llamado la atención de las lectoras, es la forma tan directa y precisa que tiene la autora de narrar su historia, de mucha dureza en la mayor parte de ella, pero a la vez no exenta de una prosa muy rica, cuidada y hasta poética. Una novela, que sin ser excesivamente descriptiva, sabe muy bien situar al lector en cada uno de sus escenarios, facilitando que puedas introducirte con mucha facilidad dentro de la acción que se está desarrollando. Todas coincidimos en que tal vez esa era la razón por lo que su lectura nos había hecho sufrir, ya que en todo momento estás viviendo mental y emocionalmente lo que vivencia la propia protagonista.    

 

Analizando el papel de su protagonista, Adelaida Falcón, estuvimos de acuerdo en que, no solo tendrá que afrontar el duelo por la muerte de la madre, sino todos los demás que se le van a ir presentando a lo largo de la narración, como el duelo por los recuerdos y la memoria, los de su propia personalidad o los de la tierra que la vio nacer y que hace tiempo desapareció como tal. Tendrá que dejarlo todo atrás para poder reinventarse e iniciar una nueva vida lejos de lo que hasta el momento había formado parte de ella. También esa búsqueda de cercanía en la familia, familia de la que ella carece y que a través de la usurpación de la personalidad de la hija de la española podrá conseguir, algo que le generará sentimiento de pertenencia y la seguridad de que nunca más va a estar o sentirse sola.

 

Otra de las cosas que se comentaron fue sobre los sobornos que te puedes ver obligado a hacer para poder conseguir aquello que anhelas, como queda patente hacia el final del libro poco antes de que la protagonista pueda obtener el permiso para marchar de su país, precisamente una de las situaciones puntuales de la historia que nos tuvo a todas con el corazón en un puño y sufriendo por lo que pudiera pasarle en eso momento preciso de la narración.

 

Se comentaron también los abusos y torturas que los humanos somos capaces de infligirnos como forma de dominar a través del miedo y el dolor, la impunidad con la que los gobiernos y las élites de poder utilizan para dominar a las masas y evitar que se revelen. O hasta que punto todos en un momento dado por supervivencia, estaríamos dispuestos a hacer. 

 

El debate de este libro estuvo doblemente enriquecido, ya que dos de las tertulianas que nos acompañaban desgraciadamente han pasado por situaciones dramáticas parecidas a las que se describen en la novela, ya que ambas vienen del otro lado del charco, una desde Venezuela,  que está en nuestro país desde hace apenas un par de años, y la otra procedente de Chile, donde vivió los peores momentos de la dictadura de su país. Las dos aportaron sus propias experiencias dolorosas y no comentaron lo afortunadas que se sienten por haber podido dejar atrás esa locura, aunque con la añoranza de todo lo que tuvieron que dejar atrás para poder conseguir salvar sus vidas y obtener la libertad, eso sí, arrastrando el dolor por todos aquellos que aman y que no tuvieron su misma suerte o las posibilidades de poder huir como lo hicieron ellas. Al igual que la protagonista, también tuvieron que reinventarse y comenzar desde cero con una nueva vida y un nuevo país.  

 

La conclusión final a la que se llegó al finalizar el debate de esta interesante novela es que es una lectura muy recomendable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Candela, Juan del Val

Tengo estrías, celulitis y una perra fea que se llama Chelo. Al principio era bonita, pero cuando creció se le ensanchó el culo. Lo mismo que me pasó a mí, salvando las distancias…». Candela es una mujer de cuarenta y pocos años con una vida normal, acostumbrada a la soledad, enormemente observadora y con un ácido sentido del humor. Sus días transcurren sin grandes sobresaltos mientras trabaja de camarera en el bar que regenta junto a su abuela y a su madre tuerta. Un bar de barrio por el que, a través de sus clientes, pasa la vida entera. Candela deberá alumbrar cualquier penumbra, incluso esa que vuelve desde el pasado que creía olvidado. Juan del Val construye, con una veracidad descarnada y un sentido del humor en ocasiones desternillante, el retrato de una mujer única.

La mejor madre del mundo, Nuria Labari

La protagonista de esta novela tiene treinta y cinco años y es estéril cuando la Idea de ser madre se le mete en el cuerpo "como un cáncer". Cinco años y dos hijas después cree haberlo ganado y perdido todo. Es entonces cuando decide escribir una historia a vida o muerte, un duelo entre la escritora que fue y la madre en que se ha convertido. Si gana la madre, el libro será un diario sobre su maternidad y una parte de la escritora morirá en el intento. Si gana la escritora, la ficción le arrebatará su propia historia al elevar su maternidad a lo universal. En ese caso, será la escritora quien fulmine a la madre. Una novela rompedora que disecciona el mito de la maternidad desde una nueva perspectiva y que enriquece el debate sobre la ambivalencia que genera esta experiencia en la identidad femenina contemporánea. Prepárate para leer un libro como nunca has leído antes, que rompe las convenciones de lo narrativo y lo biográfico, de los valores no sólo tradicionales, sino también de los alternativos. Un libro de humor, de amor y de dolor, tan embriagante como un vino fuerte y tan tumultuoso como la vida.

Las mujeres de la casa de las lilas,

Martha Hall Kelly

Septiembre de 1939. Tres mujeres en tres lugares del mundo viven el comienzo de la Segunda Guerra Mundial de manera muy diferente. Estados Unidos: Caroline Ferriday, pertenece a una familia 

acomodada y trabaja como voluntaria para la embajada francesa en Nueva York. Polonia: la joven Kasia Kuzmerick debe madurar de golpe después de que las SS detengan a su padre y ella se convierta en correo para la resistencia polaca.

Alemania: Herta Oberheuser, una ambiciosa doctora, acepta trabajar para el régimen nazi sin sospechar que se adentra en un territorio cruel dominado por los hombres. Sus historias acabarán uniéndose cuando Caroline y Kasia se decidan a buscar justicia para las mujeres olvidadas del campo de concentración de Ravensbrück.

“El aguijón” se centra en la vida de los hermanos Sureda-Faura: Laura, Ignasi y Judit, que acaban de perder a su padre, Sebastián Sureda, un dramaturgo famoso que siempre antepuso su carrera a su familia, incluso tras la temprana muerte de Helena, su mujer, por una picada de abeja. A partir de ese momento, sin la figura de referencia y que los mantenía unidos a todos, la familia va a disgregarse y los hermanos van a continuar sus vidas sin apenas relación los unos con los otros. La casa familiar, que recoge todos los recuerdos de infancia, es el único legado material que les queda como herencia, y como que los tres hermanos se encuentran en un momento crucial de sus vidas, no les quedará más remedio que instalarse en ella para ocuparse de las reformas necesarias antes de poder venderla y acceder a la herencia. A medida que avanzan las obras de restauración los hermanos irán acostumbrándose a convivir juntos, a respetarse y a quererse, algo tan esencial pero a la vez tan extraño para ellos, que nunca antes habían sentido la necesidad de estar juntos ni de compartir nada”.

 

La mayoría de las personas que optaron por esta lectura confesaron no haber leído con anterioridad ninguna otra novela de esta autora, así que no tenían ni idea del estilo narrativo con el que se iban a encontrar, pero que después de haberlo hecho, y como que la habían disfrutado, esperaban leer algunos títulos más de su bibliografía. Las componentes del grupo que ya partían del conocimiento de otros libros de la autora, opinaron que, aún siguiendo el mismo estilo narrativo al que ya estaba acostumbradas, habían disfrutado con su lectura. Este punto sirvió para comentar que es bien curioso que la mayoría de sus libros contienen historias que tienen que ver con las relaciones, familiares o de amistad, pero siempre sabe darles un aire distinto y fresco, que las hace totalmente diferentes unas de otras, algo que no es muy normal en autores que siguen una misma línea, ya que al final acaban cansando por que pierden frescura y se hacen repetitivos.

 

Todas las lectoras coincidieron en comentar que era una novela escrita de una forma muy sencilla y cercana, con personajes normales de los que podemos encontrar a nuestro alrededor, o incluso capaces de conectarnos con personas o situaciones cotidianas cercanas a nosotros, pero a la vez, una historia interesante y atrayente que había conseguido mantener la atención de principio a final. Algunas de ellas confesaron habérsela leído en un solo día, ya que estaban tan metidas en la trama que no podían dejar de leer queriendo saber que derroteros tomaba el desenlace de la historia familiar. Y es que el trasfondo humano que se crea en las relaciones tiene múltiples matices que esta autora sabe captar y trasmitir muy bien al lector. 

 

Sobre sus personajes opinaron que emocionalmente estaban muy bien definidos. Si alguno de ellos no había conseguido crear simpatías en todas las lectoras era Sebastián Sureda, el padre, una persona déspota y egoísta, aunque se llegó a la conclusión, de que cuando se profundizaba un poco en su pasado o en las situaciones vividas, se hacía más comprensible su forma de actuar. Otro de los personajes que se comentaron,  y que sin tener demasiado protagonismo era un eje importante en la narración, era el de la tía Margot, ya que dentro de la novela es el eslabón necesario apara conectar a los personajes con el pasado y poder comprender algunas de las cosas que habían sucedido. Un personaje por cierto, carismático, simpático y algo déspota a la vez, pero que se hacía querer.  

 

Tanto la trasformación en la relación entre los hermanos a lo largo de la novela, la sorpresa sobre la peculiar relación de amistad de Helena, la madre, antes de morir y la que mantiene con su marido que ha ido degenerando a lo largo de los años, el propio protagonismo de la casa dentro de la historia como un personaje más, o los roles que como hijos acabamos adoptando de nuestros propios padres, fueron algunas de las cosas interesantes que se debatieron en el grupo. El descubrimiento de la biblioteca que sirve como excusa para descubrir parte del pasado oculto de la familia y las referencias a títulos y autores que enriquecen la narrativa, también fue algo que se comentó entre las presentes (esto último es algo que Silvia Soler acostumbra a introducir en la mayor parte de sus novelas, un aliciente añadido a su lectura y que siempre acaba enriqueciéndola).

 

La novela dio para un debate intenso donde se analizaron las diferentes situaciones que experimentan los protagonistas a lo largo de la historia y las posibles causas que los llevan a ser como son cada uno de ellos, y de cómo las pérdidas en la infancia pueden marcar a las personas de por vida. En este punto una de las tertulianas comentó que la autora acostumbra a volcar en sus novelas situaciones que ella misma, o personas cercanas a ella, han experimentado. En esta novela describe la perdida de la madre en un momento decisivo de la vida de sus protagonistas, y precisamente ella misma pasó por esta experiencia cuando era joven, incluso su hermano, el conocido Toni Soler, que por aquel entonces era un niño, hace poco publicó un libro hablando de esta triste experiencia, según él mismo confesó en una entrevista, habían tenido que pasar muchos años para poder retomar ese pasado que quedó en suspenso y afrontar de adulto la pérdida que no había podido vivir entonces y atravesar por un duelo que era necesario.

 

La evaluación final que las componentes del club dieron a esta novela era la de muy recomendable, a pesar que una de las componentes del grupo confesó que no había disfrutado con su lectura porque la había encontrado muy previsible y eso no le había aportado el aliciente necesario para hacerla atrayente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La última neandertal, Claire Cameron

Hace 40.000 años, cuando la era de los neandertales está llegando a su fin, un último grupo familiar lucha por sobrevivir después de un duro invierno. Chica, la hija mayor, está en edad de reproducirse para asegurar la continuidad del clan, pero la familia acabará separándose y ella tendrá que sacrificarse por la supervivencia de los suyos.

En la actualidad, la antropóloga Rose Gale hace dos grandes descubrimientos: su embarazo y los huesos de Chica, un hallazgo sumamente importante para la comunidad científica que Rose quiere culminar antes de dar a luz. Unidas por el hilo fino e irrompible de la historia, ambas mujeres viven la experiencia de la maternidad y comparten el mismo pulso de la vida. Un libro potente, apasionante y provocador que mezcla con maestría los hechos con la ficción para llenar de contenido muchos debates científicos.

 Iluminada, Mary Karr

¿Es posible reírse a carcajadas mientras lees un libro que trata sobre el Amor, el Alcoholismo, la Depresión, el Matrimonio, la Maternidad y… Dios? Por supuesto. Iluminada es un buen ejemplo. Pocas memorias (con el ritmo de una gran novela) están a la altura de estas páginas. La joven que pasó su dura infancia en Texas, en el seno de una familia mucho más que «peculiar», vive durante su primera madurez un infierno del que quizá sólo puedan salvarla, además de la literatura y la fe, la ayuda de otros que pasaron antes por lo mismo que ella; sin olvidar el amor por su hijo, algo que la inunda al mismo tiempo que la confunde, como a tantísimas madres. Iluminada está escrito con la implacable honestidad de Mary Karr, que se analiza a sí misma sin escrúpulos y con un humor irreverente.

Aprender a hablar con las plantas, Marta Orriols

El odio y el amor a veces se acoplan en una sola bola, como gotas de mercurio, y de la amalgama surge un sentimiento pesante y tóxico y extrañamente añorado. Eso es lo que irrita. La añoranza, a pesar de todo. Paula Cid es una neonatóloga de cuarenta y dos años con una vida controlada y ordenada. Apasionada de su trabajo e inmersa en la rutina de una relación de pareja que se resquebraja, pierde a Mauro en un accidente de tráfico pocas horas después de que él la invite a almorzar para comunicarle que, tras quince años de matrimonio, hay otra mujer en su vida y ha decidido marcharse de casa. Junto al dolor desgarrador de una muerte a destiempo, Paula deberá hacer frente a la desdicha de sentirse abandonada y sobrellevar no solo el duelo sino también el rencor. Solo una figura femenina que aparece en el hospital la tarde del fallecimiento de Mauro puede dar fe de que este hombre tenía ya otra vida y tarde o temprano las dos mujeres tendrán que encontrarse. 

Una vez finalizado este interesante debate, y como ya es habitual en estos encuentros, se abrió un paréntesis para que las componentes del grupo que así lo desearan pudieran compartir o recomendar las lecturas paralelas que han realizado a lo largo del mes. Debido al poco margen de tiempo que quedaba para hablar de estas recomendaciones, dado el extenso e intenso debate anterior, tan solo se procedió a ofrecer los títulos junto a un exiguo comentario.
El primer título recomendado fue “Un lugar en el mundo” de Katherine Marsh, uno de los libros que se presentaron en el encuentro del mes de marzo. Una novela que por su título y portada da la sensación de ser una lectura sin más pero que encierra una preciosa historia en su interior. Sus lectoras la recomiendan. Otra componente del grupo quiso compartir “Las chicas del coro” de Jennifer Ryan, otro título que ya hace unos cuantos meses se presentó como opción de lectura en el club. Una novela sencilla, inspirada en hechos reales y ambientada en la Inglaterra de la II Guerra Mundial. Igualmente recomendable.  
Otros de los títulos que las lectoras recomendaron fueron “La hija del caníbal” de Rosa Montero y “Khalil”  y  “El atentado” de Jasmina Khadra.
Una vez compartidas estas interesantes recomendaciones por parte de las componentes del grupo se dio paso a la presentación de los libros seleccionados y la votación posterior para escoger la lectura del próximo encuentro, que tendrá lugar el jueves 30 de mayo. 
El libro que se alzó con la mayoría de votos ha sido “Candela” de Juan del Val. Muy cerquita de este libro, y con tan solo un voto de diferencia entre todos ellos, quedaron “La última neandertal” de Claire Cameron y “Aprender a hablar con las plantas” de Marta Orriols.
Tras la elección de la lectura para el próximo encuentro se comunicaron las fechas previstas para otras actividades interesantes que se celebrarán a lo largo del mes de mayo. El jueves día 9 de, 7 a 8 de la tarde, contaremos con la presencia de Carolina Poble que compartirá con todos los asistentes un Taller-Presentación sobre su novela “Geranios en el balcón”, un libro basado en la propia vida de sus abuelos paternos. En este encuentro nos ofrecerá las claves para poder desarrollar la escritura autobiográfica.
El jueves 16, de 7 a 8,30 de la tarde Marta Gracia vendrá a presentarnos su última novela “El olor de los días felices” y el jueves 23 de 7 a 8,30 de la tarde será Rafel Nadal el que compartirá con todos los asistentes curiosidades sobre su último libro, ganador de Premi Ramón Llull 2019, “El hijo del italiano".    
Como siempre, recordaros que todos aquellos que queráis participar en nuestro club de lectura, no tenéis más que acercaros a la librería en la fecha señalada y uniros a los que ya formamos parte de él.  También, si por incompatibilidad de horarios no podéis hacerlo en forma presencial, ya sabéis que podéis participar haciendo llegar vuestra opinión para poder ponerla en común con el resto del grupo el día del encuentro. 
25
abril