CLUB DE LECTURA

Un domingo como otro cualquiera 
de Liane Moriarty

Como cada último jueves de mes hemos tenido nuestra reunión mensual del Club de lectura de la librería de Santos Ochoa, con la que damos comienzo al año 2018. En esta ocasión para debatir el libro “Un domingo como otro cualquiera” de Liane Moriarty.

En esta novela su autora nos cuenta como la vida de tres matrimonios, que con sus respectivos hijos se reúnen para disfrutar de una inocente barbacoa, va a experimentar un salto al vacío. Cómo sus vidas van a cambiar drásticamente a partir de ese día a raíz de ciertas cosas que van a ocurrir a lo largo del encuentro, y que culminarán en un suceso inolvidable, que alterará drásticamente el devenir diario de cada uno de sus protagonistas, tengan la edad que tengan, y que propiciará que salgan a flote sentimientos y emociones que se mantenían ocultos tras la pantalla de la rutina. 

 

Liane Moriarty es una autora conocida de los componentes del club de lectura que hace un tiempo forman parte del grupo, ya que en dos ocasiones anteriores hemos tenido títulos suyos a debate: “El secreto de mi marido” y “Pequeñas mentiras”, por lo que ya teníamos conocimiento del estilo narrativo de esta escritora, no así las incorporaciones más recientes al grupo que era la primera vez que leían un libro de ella. Es por esta razón que, aunque el libro ha gustado a todas las personas que lo habían leído, cosa que se demostró a lo largo del debate, las tertulianas que llegaban por primera vez a Liane Moriarty comentaron que les había costado un poco poder seguir su estilo narrativo, ya que los sucesos que dan lugar a la trama de la novela se relatan aparcelados e intercalados con los acontecimientos que se han derivado a partir de estos, y donde los protagonistas han visto alteradas sus vidas y la propia relación entre ellos.

 

Esta forma de narrar es muy particular de esta autora que intenta introducir al lector en su propio juego, haciéndole partícipe indirecto de la historia. Juega al despiste del ratón y el gato, donde  el presente se van a ir alternando, con lo que la historia central que da pie a toda la trama se va a convertir en un puzzle que poco a poco se irá formando ante los ojos del lector, que tendrá que ir intercambiando constantemente las fichas que equivocó a la hora de colocarlas, porque a medida que se va desentrañando lo que sucedió en el pasado la comprensión de lo que está sucediendo en el presente también va a cambiar la perspectiva del lector.

 

Una vez se puso en común esta peculiar característica de la novela se abrió un interesantísimo debate, donde como pocas veces ocurre, todas las presentes querían compartir a la misma vez las impresiones que les había causado su lectura, con lo que el encuentro estuvo muy animado.

 

En primer lugar se abrió un interesante debate entre las relaciones problemáticas madre e hija que se abordan en el libro. También sobre las relaciones donde se genera más complicidad con la madre ajena que no con la propia. Así como la amistad que desde la niñez se establece entre dos de sus protagonistas, Erika y Clementine, precisamente a raíz de la machacona insistencia de la madre de Clementine, que casi le impone esta amistad a su propia hija por sentir pena de Erika, debido a la mala vida familiar que vive desde niña generados por los problemas psicológicos que padece su madre. Cómo algunas personas manipulan para que los demás hagan lo que ellas creen que se ha de hacer porque creen que es lo mejor para todos, cuando la mayoría de las veces es por su propia tranquilidad más que por el bienestar ajeno.

 

También la relación de amistad que se establece a lo largo de los años entre estas dos mujeres, muchas veces más de conveniencia que no una amistad verdadera, pero creando lazos emocionales que les son muy difíciles de romper. Aunque mirando en perspectiva, y una vez que todo ha saltado por los aires, ambas van a reconocer que su amistad de niñas no fue tan mala como ellas recuerdan, sino que también tuvieron momentos de felicidad y complicidad.

Otra de las cuestiones que levantaron muchos comentarios fueron los sentimientos de culpabilidad que atenazan, en mayor o menor medida, a todos los personajes de la novela, tengan la edad que tengan, porque todos son conscientes de que aquel día hicieron algo cuestionable, y que aunque no fueran directamente el causante del suceso dramático que sucedió durante la fiesta, sí que lo son indirectamente, ya que podría haberse evitado si hubieran adoptado una decisión diferente. También a lo largo del relato el lector es testigo preferente de todas las situaciones que han llevado, a todos y cada uno de los personajes que

 

 

 

 

 

 

 

La sonámbula, Miquel Molina

Marta, la enigmática y maravillosa narradora de esta historia, es una exbailarina reciclada a profesora de baile a la que una lesión inesperada retiró quizás demasiado pronto de los escenarios. Desde entonces vive sumida en una espiral de pensamientos que la tienen encerrada en casa, leyendo y viendo películas antiguas, hasta que un buen día sale en ayuda de su vecina, una mujer mayor que acaba de sufrir un ictus. Cuando la curiosidad por la vida ajena lleva a Marta a adentrarse en casa de su vecina, entrevé la cabellera de una mujer rubia, inerte, que alguien ha querido esconder bajo las sábanas de la cama de una habitación cerrada. Marta, asustada, cierra y se va. Pero en los siguientes días, cuando Fidel, el hijo de la vecina, limpia el piso para ponerlo en alquiler, Marta, que ha decidido ayudarlo en las gestiones, no vuelve a saber nada de la mujer rubia.

¿Quién es esta misteriosa mujer? ¿Qué relación tiene con esa familia? En lo que será una espiral hitchcockiana de secretos, interiores y obsesiones, finalmente las dos se encontrarán cara a cara. Lo que sucederá a partir de aquí sorprenderá incluso al lector más audaz.

Mi amigo invisible, Guillermo Fesser

Del Carabanchel más castizo a los Estados Unidos más genuino sin etapas intermedias y con cameos en cada capítulo: desde Curro Vázquez hasta Barack Obama pasando por Elvis Presley. Sí, el mismísimo Elvis Presley.

Con la mezcla de cotidianeidad y surrealismo que le ha convertido en un referente del humor contemporáneo en España, Guillermo Fesser hace en esta novela una versión 2.0 de La tesis de Nancy, la cara B de su best-seller A cien millas de Manhattan. Su protagonista, Ingelmo, es un autor en crisis, incapaz de enfrentarse al reto de escribir su segunda novela tras el moderado éxito de la primera. A su crisis creativa se le suma un tsunami vital y matrimonial que el personaje va desgranando en primera persona. Por si esto no fuera ya lo suficientemente complicado, nuestro héroe tiene que soportar todo el día los sermones que le suelta Agenjo, su amigo invisible. Cuando Ingelmo piensa que no podrá soportar más dosis de neurosis al cuadrado y de surrealismo al cubo, Agenjo le hará una propuesta que no podrá rechazar.

Los dieciséis árboles del Somme, Lars Mytting

En 1971 una pareja muere al pisar una vieja granada en el antiguo campo de batalla de Somme, escenario de uno los episodios más cruentos de la Primera Guerra Mundial, y su hijo de tres años es encontrado cuatro días más tarde en un pueblo a muchos kilómetros de distancia.

Edvard crecerá con su abuelo Sverre en una solitaria granja escandinava ignorándolo todo acerca de aquel enigmático suceso, hasta que un día un hombre hace entrega de un ataúd destinado a su abuelo, una espléndida pieza de carpintería tallada en madera de abedul. El muchacho intuye que es obra del hermano de Sverre, Einar, de quien se perdió el rastro hace tiempo tras abandonar a su familia rumbo a Francia. En una búsqueda desesperada de un posible vínculo entre este nuevo misterio y la trágica muerte de sus padres, decide emprender un viaje que le llevará a descubrir el misterio.

Una historia épica sobre el amor y la pérdida que recorre la vida de tres generaciones de una familia. Un apasionante viaje por el pasado de Europa pero también por los árboles y la naturaleza. 

forman parte del relato, a tener su parte de responsabilidad en los sucesos que van a tener relevancia en sus vidas o en la de los demás, y que acabarán forjado las personalidades que los va a definir en el futuro.   

 

En relación con los matrimonios también hay sentimientos encontrados que propician ese alejamiento posterior entre ellos, sobre todo en lo que se refiere a Clementine y San y a Tiffany y Vid, pensando hasta donde podrían haber llegado si no hubieran sido interrumpidos por los sucesos acaecidos, algo que les hace sentir una vergüenza interior que les imposibilita la normal relación entre ellos. También en lo que refiere a Sam, el padre de Ruby, que no supo reaccionar en el momento de crisis para ayudar a su hija, siendo Oliver quién tomó el control de toda la situación, algo que le hace sentirse culpable, y de retruc, en vez de agradecido, resentido con él. Toda esta situación actúa como detonante para que en los diferentes matrimonios estallen crisis de relación que estaban aletargadas o un tanto diluidas dentro de la cotidianidad del día a día.

 

También se hizo hincapié en la sensación que trasmitía la historia donde la lluvia es como un personaje más presente a lo largo de toda ella. Un reflejo del estado de ánimo que atenaza a sus protagonistas, donde solo aparece el sol el día de la barbacoa y cuando más o menos todas las cartas de la partida que se ha librado a lo largo de la novela quedan a la vista y el puzzle que se ha ido formando a lo largo de toda la lectura acaba por conseguir el encaje perfecto con todas las variables que han aflorando.

 

Uno de los protagonistas que levantó las simpatías de las lectoras fue Vid, el marido de Tiffany, su coherencia y positividad en contraste con todo el drama que desplegan el resto de personajes. Vid muestra una personalidad en apariencia un tanto superficial, la típica persona que no parecen enterarse de nada y que siempre va a su rollo, pero que en realidad están al tanto de todo lo que sucede a su alrededor, incluso de las cosas que Tiffany quiere mantenerle ocultas. Po el contrario Vid, muy soterradamente, actúa con conocimiento de causa despejando su camino sin que nadie se aprecie de ello. 

 

También se comentó la madurez de Dakota la hija de Vid y Tiffany, una preadolescente de apenas diez años, que siempre anda con un libro entre las manos, y cuyo carácter responsable le hace sufrir una intensa crisis de culpabilidad, llevándola incluso a destrozar su libro favorito y haciendo que se plantee la autolesión como forma de castigo a una actuación que ella se censura y que no ha encontrado castigo por parte de los adultos.

 

Sobre el personaje que representa al vecino cascarrabias, que al final acabará siendo de suma importancia para los sucesos que se desencadenarán el día de la barbacoa y que acabaran alterando la vida del resto de personajes, a todas las presentes no dio un poco de pena que nadie acabará descubriendo el papel tan importante que tiene en lo sucedido o más bien en lo que al final no acaba sucediendo, y de las situaciones vividas que lo han llevado a ser la persona insoportable que es, tan solo el lector será el único testigo de toda la verdad.

 

Otro de los temas que aparecen en la novela, y que dio para un debate un tanto acalorado, fue la petición que Erika y Oliver le hacen a Clementina aludiendo a su amistad. Hubo posiciones críticas sobre lo que podría denominarse una petición de favor envenenado, ya que ciertas cosas que pueden comportar poner a un amigo ante un compromiso moral, no se deberían ni siquiera plantear. Por otro lado algunas personas opinaron que serían incapaces de ceder sus óvulos a una persona cercana y tener siempre frente a sí a un hipotético hijo que podría parecerse mucho a uno mismo, viviendo y siendo educado por otra familia por mucha amistad que haya de por medio. Sin embargo hubo personas que alegaron no tener ningún tipo de problema moral con ceder sus óvulos a unos amigos que tuvieran dificultades para ser padres y quisieran experimentar la maternidad sin tener que acudir a la adopción, más bien el poder ayudar a unos amigos, en un asunto tan profundo, personal y delicado, sería una decisión que les llenaría de orgullo. 

 

Y con todo ese debate tan interesante que disfrutamos ayer se pone de manifiesto, que lo que pretendía la autora con su historia, que no era ni más ni menos que forzar al lector a efectuar sus propias reflexiones, ha sido todo un éxito, ya que la lectura de este libro ha concluido con una profunda reflexión puesta en común por todas las participantes.  

 

 

 

Los invisibles, Roy Jacobsen

Ingrid Barrøy nació en una pequeña isla que lleva su apellido en la costa del norte de Noruega: un refugio para una sola familia con su ganado y sus cosechas, sus esperanzas y sus sueños. Es la primera mitad del siglo XX. La vida de los pescadores-labriegos del archipiélago no es fácil, una lucha por la supervivencia por medio del mar y la tierra. Pero a la familia Barrøy no le faltan agallas ni habilidades para salir adelante. El padre de Ingrid sueña con más niños, una isla más grande y una vida diferente, con construir un muelle que los conecte al continente, a pesar de que estrechar lazos con el mundo tiene un precio. La madre tiene sus propios sueños: más niños, una isla más pequeña y una vida diferente. Ingrid crece con el mar y las tormentas, los pájaros y el horizonte.
Sin embargo, el eterno ciclo de las estaciones se ve interrumpido por la guerra y el contacto con el mundo exterior. Noruega también está despertando a un mundo más grande y moderno. La tragedia golpea a la familia e Ingrid debe luchar para proteger el hogar en el que ha crecido.

El corazón de los hombres, Nikolas Butler

Verano de 1962. Nelson, un chico de trece años, es el corneta de un campamento de boy scouts. Sus medallas, su habilidad para encender el fuego y el celo con el que desempeña sus tareas no son la mejor manera de ganarse amigos. Solo Jonathan, el chico más popular del campamento, le presta un poco de atención: es el único que se acuerda de su cumpleaños y que lo defiende de los abusones. Jonathan y Nelson todavía no lo saben, pero durante su infancia forjarán una amistad que resistirá el paso del tiempo y que les ayudará a soportar los golpes que la vida les tiene reservados. La novela narra la historia de tres generaciones de hombres que se enfrentan a sus flaquezas en ese territorio, no siempre claro, que separa el heroísmo de la cobardía, el bien del mal, la fidelidad de la traición.

La última pintura de Sara de Vos, Dominic Smith 

Ámsterdam, 1631. Sara de Vos se convierte en la primera mujer en ser admitida como maestra pintora de la Guilda de San Lucas. Aunque a las mujeres no se les permite pintar paisajes, después de un trágico suceso, la imagen de una niña en un bosque obsesiona a Sara. Desafiando las convenciones de su tiempo, decide pintarla.  

Nueva York, 1957. La única obra de Sara de Vos que ha sobrevivido, En el linde de un bosque, pertenece al prestigioso abogado Marty de Groot. Este no puede sospechar que Ellie Shipley, una estudiante australiana de historia del arte, está a punto de realizar una falsificación para un marchante de arte con mala fama.  

Sídney, 2000. Ellie es una reconocida historiadora del arte, y está organizando una exposición dedicada a las pintoras del Siglo de Oro holandés. Cuando descubre que los dos cuadros de Sara de Vos, el original y su falsificación, están de camino al museo, la vida que ha logrado forjar con tanto esfuerzo amenaza con desplomarse.

Una vez finalizado el debate del libro, se abrió un espacio, como ya viene siendo habitual, para que las personas presentes en el encuentro puedan recomendar algún libro de los que han leído últimamente y que les ha impactado. Los libros recomendados fueron “Las palabras heridas” de Jordi Sierra i Fabra, “El secreto del faro” de Jean E. Pendziwol y “Los colores del cielo” de Amita Trasi. Tras este apartado se pasó a la presentación de los títulos propuestos para el próximo club de lectura, que tendrá lugar el 22 de Febrero a las 19.30h.
El libro elegido por un pequeñísimo margen ha sido “La sonámbula” de Miquel Molins, quedando en segundo y tercer lugar respectivamente “La última pintura de Sara de Vos” de Dominic Smith y “Los invisibles” de Roy Jacobsen.
Una vez finalizado todo lo referente al club de lectura, se anunciaron las fechas previstas para otros encuentros de máximo interés. El domingo 4 de Febrero disfrutaremos de la ruta literaria de “Des del balcó” con su autora Teresa Muñoz. El jueves 15 de Febrero tendremos la presentación de autor de Elena Moreno que estará con todos nosotros para hablarnos de su libro “Devuélveme la luna”.
Como siempre, recordaros que todos aquellos que queráis participar en nuestro club de lectura no tenéis más que acercaros a la librería en la fecha señalada y uniros a los que ya formamos parte de él, y si por incompatibilidad de horarios no podéis hacerlo en forma presencial, ya sabéis que podéis participar haciendo llegar vuestra opinión para poderla poner en común con el resto del grupo el día del encuentro.
¡¡¡Os esperamos!!!
25
enero

Suscríbete a nuestra Newsletter para estar siempre al día de nuestras actividades culturales.

Sí autorizo a inscribirme a la Newsletter.

Razón Social: Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L.

C.I.F.: B64790934.

Dirección: Passeig Fabra i Puig, 165, Local, 08016 - Barcelona.

Correo Electrónico: bcn-fabraipuig@santosochoa.es.

En nombre de Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L., le informamos que los Datos de Carácter Personal recogidos, serán incorporados a un Fichero bajo nuestra responsabilidad, con la finalidad de mantenerle informado sobre las novedades de los productos y servicios que ofrecemos. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal.

Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L. está tratando sus datos personales, por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Asimismo solicitamos su autorización para ofrecerle productos y servicios relacionados con el servicio prestado.

Santos Ochoa Barcelona

Passeig Fabra i Puig, 165

08016 Barcelona, España

bcn-fabraipuig@santosochoa.es

Telf. 933527187

 

© 2018 Santos Ochoa Barcelona