Suscríbete a nuestra Newsletter para estar siempre al día de nuestras actividades culturales.

Sí autorizo a inscribirme a la Newsletter.

Razón Social: Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L.

C.I.F.: B64790934.

Dirección: Passeig Fabra i Puig, 165, Local, 08016 - Barcelona.

Correo Electrónico: bcn-fabraipuig@santosochoa.es.

En nombre de Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L., le informamos que los Datos de Carácter Personal recogidos, serán incorporados a un Fichero bajo nuestra responsabilidad, con la finalidad de mantenerle informado sobre las novedades de los productos y servicios que ofrecemos. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal.

Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si Santos Ochoa – Flamma Tea, S.L. está tratando sus datos personales, por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.

Asimismo solicitamos su autorización para ofrecerle productos y servicios relacionados con el servicio prestado.

Santos Ochoa Barcelona

Passeig Fabra i Puig, 165

08016 Barcelona, España

bcn-fabraipuig@santosochoa.es

Telf. 933527187

 

© 2018 Santos Ochoa Barcelona

Desde aquí, en nombre de la librería y mío propio, damos las gracias a todos ellos, porque sin su presencia, Sant Jordi no hubiera estado completo:
 

Gracias, muchísimas gracias a Vanessa Monfort, Teresa Muñoz, Matías Iturbides, Eva Cornudella, Paz Castelló, Sílvia Tarragó, Ángeles Doñate, Andrés Pascual, Ezequiel Barricart, Mª Dolors Millat, Montserrat Rico, Pau Sitjarm Roger Peruga, Isaac Palmiola, Emilio Ortiz, Elena Roche, Norbert Monfort, David Martí, Roberto Lahuerta y Joan Carles Oller.

 

El día también se adornó de pequeñas anécdotas que lo hicieron mucho más entrañable, como la señora mayor que se acercó a la parada de los escritores sin saber que las personas que estaban allí sentadas eran los autores de los libros que estaban expuestos frente a ellos, y disculpándose porque su pensión no le daba para comparar libros, quiso obsequiarles con una bonita canción con el tema de Sant Jordi, que nos dejó a todos impresionados por lo bien que cantaba, llenándonos de alegría por este regalo inesperado.

 

También tuvimos la visita sorpresa de unos estudiantes que vinieron a hacerle una entrevista a una de nuestras autoras allí presentes, Paz Castelló, para un trabajo de la universidad. Desde aquí les deseamos que obtengan una nota excelente.

 

Hubo una señora que muy emocionada, que tras comprar el libro de Silvia Tarragó "El tiempo de la luz", nos comentaba que la historia del libro le hacia rememorar sus años de juventud cuando iba a pasear por las Galerias de la Avenida de la Luz y se compraba un barquillo, que era para lo único que le alcanzaba el dinero, y que ella misma vestía de igual forma que la señora de la fotografía de la portada del libro. La verdad es que nos llegó a emocionar a todos viendola con aquella mirada cuajada de lágrimas. 

 

Además de todos los familiares y amigos que se acercaron a saludar a los autores que en aquellos momentos firmaban, llenando la parada de besos y abrazos, habría que destacar a esos padres tan orgullosos que no quisieron perderse la merecida fama de sus hijos, y que con mucho amor nos iban señalando: "Este es nuestro hijo" o "Esta es mi hija". Entrañables la madre de Ángeles Doñate que rebosaba orgullo de ver la cantidad de libros que estaba firmando su hija, o los padres de Norbert Monfort, que sentados a su lado no dejaban de sonreír con mucho amor viendo todas las personas que se llevaban un libro firmado del suyo. O también como el jovencísimo hijo de Matías Iturbides que no quiso marcharse de allí sin un libro autografiado por su padre para poder presumir de papá entre sus amigos y guardarlo como uno de sus mejores recuerdos de ese día.

 

Por la tarde se acercó una niña, Mar Peinado, con sus padres y su hermanita a que Isaac Palmiola le firmara uno de sus libros infantiles, y allí descubrimos que había sido la ganadora del concurso infantil de puntos de libro que organiza todos los años la librería. Ambos hicieron un bonito intercambio que emocionó mucho a la pequeña, a sus padres y a todos los que tuvimos el placer de presenciarlo. Sentada junto al escritor, en la misma mesa donde firmaban los autores, le dedicó y firmó su punto de libro, y por un momento se sintió como una verdadera estrella.

 

Momentos de diversión también se vivieron con la presencia de los jóvenes autores Roger Peruga y Pau Sitjar, conductores del Club juvenil de lectura de la librería, que vinieron rodeados de toda una parafernalia muy original sobre sus libros, además de un numeroso grupo de jóvenes, muchos de ellos pertenecientes al club de lectura, fans y amigos que dieron color y alegría a la parada. Sus dedicatorias eran toda una obra de arte, porque no solo dedicaban y firmaban, sino que en unos momentos plasmaban unos dibujos increíbles que tenían que ver con el contenido del libro. E incluso una de sus acompañantes vino preparada con un delicioso pastel decorado con un bonito dragón.

 

A lo largo del día también fueron desfilando por allí muchos de los componentes del club de lectura que no quisieron perderse estos momentos tan especiales, y de paso saludar a alguno de los autores, viejos conocidos ya de la librería, que en más de una ocasión nos han visitado para presentarnos sus obras.

 

Todos estos pequeños momentos y muchos más son los que le aportan la magia a este día tan especial, que aunque te deje con una resaca emocional increíble y un agotamiento físico considerable, no tiene precio. Es una de las grandes joyas de nuestra tradición catalana que por nada del mundo debemos perder.

 

Muchas gracias a todos los que nos acompañasteis ayer: escritores, editores, simpatizantes, clientes, amigos, familiares... porque sin vosotros nada de esto habría sido posible. Y también, muchas gracias, como no, al gran equipo humano que componen el personal de la librería, que no dejaron de regalar sonrisas durante todo el día.

Montse

Sant Jordi 2017

 

Ayer, como cada año, volvimos a vivir un festivo Sant Jordi lleno de magia, alegría, color, muchas rosas y montañas de libros.

 

La librería se vistió de gala para recibir a todas las personas, que fueron muchísimas, las que se acercaron a visitarnos y compartir parte de su día con todos nosotros.

 

Fui la afortunada de vivirlo desde la parada frente a la librería que acogió a los escritores que quisieron sumarse a la fiesta con nosotros y dedicar sus libros a todo aquel que quiso llevarse un recuerdo de su visita. Algunos de ellos, por ser de fuera de nuestra provincia, era la primera vez que vivían una fiesta de Sant Jordi en nuestra ciudad, y no dejaban de alucinar con todo los que estaban viviendo en este día. También fue un día muy emocionante para aquellos que era su primer Sant Jordi como autores que dedicaban sus obras.